Racimo de cerecillas

Hay una historia norteña de un hombre que fue a cazar el ciervo. Se llevó por error una pistola cargada por el nieto con un hueso de cereza, y al disparar, aunque acertó al ciervo, este logró huir. Al año siguiente volvió a encontrarlo, inmenso y con un cerezo en flor justo entre las cuernas… y esta vez el abuelo lo abatió. Y la abuela hizo tantas tartas de cereza que tuvieron dulzura hasta el verano. Es curiosa esta historia porque el cerezo solo florece tímidamente en las historias de casi todo el mundo. En Las mil y una noches, las cerezas apenas aparecen dos veces en sendos jardines, y se le atribuyen propiedades curativas (Burton habla de la “artimaña” para blanquear los dientes de la cereza), aunque sabemos, por otros autores, que el mismo Simbad gustaba de entretener la tarde comiendo cerezas del cesto, quizá traídas del más lejano oriente, quizá de estrangis, porque sospecho que, en su sensualidad, en los harenes se guardaban el secreto para sí. El caso es que la cereza fue viajera, como el mismo Simbad, y, nacida en Asia Menor, hizo travesía mediterránea hasta llegar a labios de los demonios cristianos, entre los cuales,

Seguir leyendo »

«Muerte de Adonis»

Por motivos que no vienen al caso, ando enfrascado estos días en textos de los años 60, y he encontrado la noticia de un certamen de rosas, que ganó una procedente de Siria que se llamaba “Muerte de Adonis”, y me he emocionado. Adonis era muchacho todo piel, y fue amante de Afrodita -uno de esos rollos de verano temprano que de cuando en cuando se echaban las diosas griegas, y que luego resultaban sentimentalmente mucho más que una aventurilla-, hasta que cayó despeñado por cierto desfiladero que tienen en El Líbano. Afrodita lo encontró con los ojos abismados, y bajó a recogerlo, lo tomó en sus brazos y lo lloró mucho, para luego levantarlo en un jirón y entonces unas gotas de sangre lavadas con lágrimas de la diosa cayeron sobre las rosas blancas de aquel vergel y las volvieron rojas para siempre. Yo quiero pensar que la rosa que ganó el certamen era descendiente directa de estas del valle que sintieron el peso del divino Adonis, y que algo heredarían del aroma de este. Así que ya veis. Cada vez que regaláis un ramo de rosas rojas, regaláis una historia que, por cierto, conmovió a millones de personas

Seguir leyendo »

Wallada y teatro

(Me encargaron desde la Fundación Botín de Santander que escribiera para celebrar el día del teatro, y escribí este cuentito… el texto fue interpretado por la actriz María Hervás el martes 26 de febrero de 2019) En la Córdoba feliz de los Omeyas, hubo una vez una mujer llamada Wallada. Hija del califa y de una esclava, Wallada fue la más pelirroja de las princesas árabes, y, además, era poeta, viviendo entre versos, pasiones y tertulias. Wallada, os decía, fue una vez a la aljama de Córdoba y allí vio a dos mercaderes norteños que hablaban riéndose, y dijeron una palabra desconocida para ella: “teatro”. Los árabes no tienen teatro. En las cinco mil páginas de «Las mil y una noches» no se cita el teatro ni una sola vez, ni aparecen las palabras actor o actriz. Por eso, Wallada, al escuchar a los mercaderes quedó sorprendida por la palabra extraña: “Teatro… ¿qué será eso de teatro?”. Wallada con esa palabra en la cabeza, se reunía en tertulia con otros poetas. Ibn Zaydun, su enamorado, al que una vez llamó “hexágono” por razones que no vienen al caso, le contó una historia sobre el mar. Un cuento chino, le dijo,

Seguir leyendo »

Actuaciones en octubre de 2018

Aquí podemos encontrarnos hasta 17 veces, en Madrid, Logroño, Córdoba, Colmenar Viejo, Fuenlabrada, Ávila y Hoyo de Manzanares. Más info, clicando en el calendario.

Seguir leyendo »

«Instrucciones para volar en alfombra mágica»

«Instrucciones para volar en alfombra mágica» es un espectáculo de narración oral para público infantil-familiar basado en los cuentos de aventuras y magia que aparecen en Las mil y una noches. Traducidos a la escena, y recreados para que «quepan en la voz», este espectáculo aúna vértigo, participación, juego de máscaras, sorpresa, suspense y mucha risa. Los cuentos son tantos, que dependen del día, del público y del espacio. Tipo de espectáculo: Narración oral Autoría: Héctor Urién, a partir de cuentos de Las mil y una noches Intérprete: Héctor Urién Diseño del cartel: Irina Hirondelle Público recomendado: A partir de 4 años Duración: 60 minutos aprox. Necesidades técnicas básicas: Un espacio diáfano y tranquilo, una silla, una mesa baja, una botella de agua, focos  frontales y equipo de sonido inalámbrico si el espacio los requiere. Se recomienda que todo el público esté sentado en sillas y sin separar niños de adultos.

Seguir leyendo »

«Son el perfume del verano mismo»

Agosto es el mes de los melocotones, y me he venido con un buen puñadito de ellos a Madrid, porque en mi pueblo se dan mucho. Por dar, le dan incluso nombre al río… Y a cada mordisco adquiero su memoria, o la recuerdo, como le pasaba a Proust con la dichosa magdalena. El melocotón es originario de China, y el melocotón mordido era símbolo allí del amor homosexual desde que un jovencito lindo llamado Mizi Xia, que se hablaba entre los cerezos con el Duque Ling de Wei, un día, delante de la corte del Celeste Imperio, tomó un melocotón y lo mordió y luego caminó a pasos cortos hasta el amado y se lo ofreció. El duque lo aceptó diciendo: «ved cómo me ama, que olvida su boca para endulzar la mía». El hecho fue tan comentado que quedó como símbolo de amor viril, al principio, y de amor inclusivo después, hasta el punto de que los guerreros llevaban en los zurrones huesos de melocotones comidos a medias con sus amores de pelo o de pluma la víspera de la batalla.

Seguir leyendo »

Nueva fecha en SEPTIEMBRE ’18 para el curso «Urdir la trama»

CURSO INTENSIVO DE NARRACIÓN ORAL/STORYTELLING «URDIR LA TRAMA» Presentación Uno de los errores principales que se cometen a la hora de preparar un cuento oral o una ponencia consiste en identificar el lenguaje escrito y el hablado como equivalentes, de manera que solemos creer que lo escrito sirve para la oralidad tal y como está escrito. No es así. El secreto de la diferencia estriba principalmente en que el receptor recibe la información y la emoción en condiciones diferentes, por ejemplo: El espectador recibe toda la información de una sola vez, mientras que el lector puede leer por capítulos. En caso de despistarse o no comprender una información, el lector puede releer, mientras que el espectador no puede ir hacia atrás. ​El espectador debe retener la información en su memoria «a tiempo real», mientras que el lector puede detenerse, anotar o esquematizar la información. El lector puede amoldar el ritmo de la lectura a su propio ritmo mientras que el espectador, que normalmente comparte espacio con otros espectadores, debe seguir el ritmo marcado por el narrador. Etc

Seguir leyendo »

Arek en Sudán del Sur

Hace unos meses, la ONG «Save the children» me encargó que escribiera una historia para ellos, ambientada en Sudán del Sur, para que fuera utilizada por profesores de alumnos a partir de los 10 años en España para abrirles una puerta a este mundo fascinante. Entonces escribí «Arek en Sudán del Sur». Tenéis más datos del proyecto y el cuento en la web de Save the Children, aquí, o podéis leerlo directamente en este post. Ojalá lo disfrutéis, y si sois profes y queréis compartirlo con vuestros alumnos, adelante, para eso es, pero luego no os vayáis sin contarme qué tal…   Ahí va:

Seguir leyendo »